Boletines encontrados con la etiqueta "Procesos especiales"



Boletín virtual número 70

Junio 2014

1. ¿Es procedente la acción de tutela (contra particulares) como mecanismo transitorio, cuando esté en curso un proceso policivo por perturbación a la servidumbre?

La Sala octava de revisión de la Corte Constitucional, en la sentencia T-736 de 2013, con ponencia de Alberto Rojas Ríos, respondió de forma afirmativa a este interrogante.

En efecto, en atención a las pruebas prácticas en el proceso, la Corte considera que la acción de tutela contra el propietario del bien objeto de la servidumbre es procedente, en cuanto el tutelante – por cierto, persona de la tercera edad y, entonces, sujeto merecedor de especial protección constitucional – se encuentra, en relación con los hechos objeto del litigio, en «estado de indefensión» frente al tutelado (particular). (más…)

»Seguir leyendo

Boletín virtual número 68

Abril de 2014

1. ¿La inexistencia de los negocios jurídicos, que opera ipso iure, sin necesidad de un pronunciamiento judicial que la reconozca, requiere de un debate probatorio para su reconocimiento por parte del fallador en casos en los que, a diferencia de la regla general, la mentada anomalía no se evidencie de forma manifiesta o de bulto, sino que sea apneas aparente?

La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, mediante sentencia de 13 de diciembre de 2013 (1100131030401999-01651-01) respondió de forma afirmativa el anterior interrogante. En dicha providencia, la Corte, tras diferenciar la manifestación concreta del fenómeno de la ineficacia negocial conocida como inexistencia del contratito o negocio jurídico, de otro tipo de manifestaciones de tal ineficacia como la nulidad, entra la Sala definir que respecto de una pretensión de esta índole, dos pueden ser las actitudes del juez. En primer lugar, si el defecto del que adolece el acto aflora nítido, por ejemplo, falta la formalidad ab subtantiam exigida por la norma para el recorrido de la definición del negocio de que se trate, el juez simplemente se limita a reconocer de plano el fenómeno de la inexistencia, el cual, por su naturaleza y contorno propio opera ipso iure y sin necesidad de declaración judicial. En segundo lugar, y de forma contraria a la primera hipótesis, puede darse el caso en el que, si bien se pretende el reconocimiento de la inexistencia que se predica de un determinado negocio, el defecto que se depreca puede no mostrar de bulto la referida inexistencia, haciéndose necesario, así, que el juez del contrato, no pudiendo reconocerla de plano, se adentre en el análisis probatorio para reconocer los hechos en que se sustenta. Un ejemplo de este segundo escenario, se presenta cuando se alega la inexistencia del consentimiento a raíz de la falsificación de la firma de una de las partes del contrato, en tratándose de contratos solemnes en los que la solemnidad, valga la redundancia, consiste precisamente en la suscripción del referido documento contentivo del reglamento de intereses dado por las partes. (más…)

»Seguir leyendo

Boletín virtual número 54

Octubre 2012

1. ¿Corresponde a los jueces civiles conocer de los procesos de responsabilidad médica?

A partir de la promulgación del Código General del Proceso -Ley 1564 de 2012-, la respuesta a este interrogante es, sin lugar a dudas, afirmativa. En efecto, el inciso 2° del numeral 1° del artículo 18 y el inciso 2° del numeral 1° del artículo 20 de dicha ley establecen que corresponde a los jueces civiles, municipales y del circuito en primera instancia, según la cuantía, conocer de los procesos contenciosos por responsabilidad médica, “(…) de cualquier naturaleza y origen, sin consideración a las partes, salvo los que correspondan a la jurisdicción contencioso administrativa”. (más…)

»Seguir leyendo

Boletín virtual número 53

Septiembre 2012

1. ¿Es procedente la pretensión de nulidad absoluta del trabajo de partición y adjudicación de bienes, con base en irregularidades procesales originadas en el respectivo proceso de sucesión donde éste fue aprobado?

La respuesta es negativa según la sentencia de 19 de enero de 2012, proferida por la Sala Civil – Familia del Tribunal Superior de Distrito Judicial de Cundinamarca[1], mediante la cual fueron denegadas en segunda instancia las pretensiones relacionadas con la nulidad absoluta de la partición adicional de bienes que fue aprobada en otro proceso judicial de sucesión intestada. (más…)

»Seguir leyendo

Boletín virtual número 47

Marzo de 2012

1. En el contexto normativo de las acciones de tutela contra providencias judiciales ¿es procedente para el juez constitucional dejar sin efectos una sentencia cuando la misma, sin haber formulado una argumentación pertinente y suficiente, se aparta del precedente judicial del Consejo de Estado en lo relativo a la tasación de los perjuicios morales?

La Corte Constitucional, en la sentencia T-464 del 9 de junio de 2011, con ponencia del magistrado Jorge Iván Palacio Palacio, respondió afirmativamente este interrogante.

En efecto, aunque la Corte Constitucional, también en atención al principio de la autonomía judicial, no considera que todas aquellas veces que una decisión judicial se aparta de los propios precedentes y de aquellos proferidos por órganos superiores se configura la vulneración de un derecho fundamental, lo cierto es que de manera reiterada ha precisado: «[…] en aras de proteger el principio de igualdad, que cuando quiera que se presenten las siguientes características el operador judicial no podrá apartarse de sus propias decisiones previas o de aquellas proferidas por órganos superiores: (i) Si los hechos relevantes que definen el caso pendiente de la sentencia son semejantes a los supuestos de hecho que enmarcan el caso del pasado. (ii) Si la consecuencia jurídica aplicada a los supuestos del evento pasado, constituye la pretensión del caso presente. (iii) Si la regla jurisprudencial no ha sido cambiada o ha evolucionado en una distinta o más específica que modifique algún supuesto de hecho para su aplicación». (más…)

»Seguir leyendo

Boletín Virtual número 45

Noviembre de 2011

1. ¿En un trámite de exequátur es posible tachar de falsa la traducción realizada de los documentos originales cuando en estos se utilizaron algunas palabras o expresiones similares en su significado?

La Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia en sentencia de 27 de julio de 2011 (Exp. No. 11001-0203-000-2007-01956-00), con ponencia de la doctora RUTH MARINA DÍAZ RUEDA respondió negativamente el anterior interrogante al afirmar que “Corolario de lo expuesto es que la falsedad reclamada no puede tener éxito, sin que proceda la sanción prevista en el artículo 292 del Código de Procedimiento Civil, porque la misma está autorizada en el ámbito del trámite especial consagrado para la “tacha de falsedad material”, y en este caso la modalidad invocada corresponde a la “ideológica o intelectual”, la cual se sustancia por los ritos propios de las excepciones de mérito; además porque en esa materia está proscrita la analogía, por lo que única y exclusivamente se aplica a los supuestos de hecho expresamente tipificados.” (más…)

»Seguir leyendo