Boletines encontrados con la etiqueta "Sociedades"



Boletín virtual número 23

Septiembre de 2009

1. ¿En un proceso ejecutivo promovido para satisfacer la obligación de suscribir documento, tiene vocación de prosperidad la apelación interpuesta contra la sentencia que ordena continuar la ejecución, si el demandado alega que la minuta que aportó el demandante, para dar cumplimiento a lo previsto en el artículo 501 C.P.C., contiene el error de referirse a un “traspaso de acciones” y no a unas cuotas de interés social, teniendo en cuenta que el objeto del contrato de promesa atañe a una sociedad limitada?

La respuesta a esta pregunta es negativa de conformidad con lo señalado por la Sala Civil del Tribunal Superior de Bogotá en sentencia del 23 de febrero de 2009 con ponencia del Dr. OSCAR FERNANDO YAYA PEÑA (REF. 11001 3103 007 2006 00368 01) ya que ese argumento no compromete “…el vigor ejecutivo de la promesa de cesión de cuotas sociales”, pues se trata de una exigencia que tiene que ver con la formalidad con que se estructuró la demanda ejecutiva y no con el título ejecutivo, de tal suerte que llegado el caso el juez puede en ejercicio de los poderes correccionales previstos en el artículo 37 del C.P.C. subsanar tal inconsistencia al momento de firmar la correspondiente escritura pública. Consulte providencia referenciada (más…)

»Seguir leyendo

Boletín virtual número 21

Julio de 2009

1. ¿En un proceso ordinario promovido para que se declare que el demandado desvió y ocultó bienes de la sociedad conyugal, tiene vocación de prosperidad la excepción de mérito consistente en alegar que las partes al momento de disolver y liquidar de mutuo acuerdo su sociedad conyugal renunciaron a formularse demandas entre ellos encaminadas a modificar, adicionar o desconocer la liquidación efectuada entre ellos?

La respuesta es negativa, según lo previsto en la sentencia del 1º de abril de 2009 proferida por la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia con ponencia del Dr. CÉSAR JULIO VALENCIA COPETE (Exp. No. 11001-3110-010-2001-13842-01), pues una cosa es entablar una acción judicial para desconocer lo que fue estipulado por las partes al momento de liquidar su sociedad conyugal, posibilidad que las partes renunciaron previamente; y, otra muy diferente, es sostener que cuando se hicieron los respectivos inventarios para liquidar el haber conyugal no se incluyeron una serie de bienes por estar ocultos en el exterior, lo cual da lugar a promover el proceso ordinario con miras a acreditar la conducta dolosa de ocultamiento de bienes por parte del ex cónyuge demandado a fin que se ordenen las restituciones y sanciones del caso. En otras palabras, el compromiso de no formularse mutuas demandas para revisar la liquidación realizada, en modo alguno cercena el derecho que le asiste al cónyuge afectado de demandar al otro para probar su conducta dolosa y para que le impongan las sanciones de ley. Consulte providencia referenciada (más…)

»Seguir leyendo

Boletín virtual número 20

Junio de 2009

1. ¿Cómo consecuencia de la reforma a la Ley Estatutaria de la Administración de Justicia por la Ley 1285 de 2009, se han ampliado los motivos para inadmitir una demanda de casación civil?

La Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia en auto de 12 de mayo de 2009 (Exp. No. 05001 3103 004 2001 00922 01), con ponencia del doctor PEDRO OCTAVIO MUNAR CADENA responde afirmativamente la pregunta planteada al expresar que “la Corte inadmitirá la demanda de casación por ausencia de requisitos formales, cual lo regula el artículo 374 del Código de Procedimiento Civil, e igualmente se abstendrá de seleccionarla en las siguientes hipótesis: a) porque acusa errores de técnica, que además de ser evidentes, resultan insalvables; como por ejemplo, la falta de individualización de pruebas o la ausencia de demostración del yerro endilgado, entre otras; b) cuando incorpora aspectos o cuestiones novedosas y, por lo mismo, no admisibles en casación; c) porque los supuestos yerros fácticos en los que, eventualmente, ha incurrido el fallador, relativos a la apreciación de las pruebas, no son manifiestos o trascendentes; d) porque no se demostró el error de derecho alegado o éste es irrelevante; e) porque los errores procesales aducidos no existen o, dado el caso, fueron saneados o, no afectaron las garantías de las partes ni comportaron una lesión mayúscula del ordenamiento; f) por la existencia reiterada de precedentes sin que se vislumbre la necesidad de variar su sentido; g) porque, a la postre, en el asunto de que se trate no se violó, al rompe, el ordenamiento en detrimento del recurrente.(más…)

»Seguir leyendo